INJERTO CAPILAR

El microinjerto capilar consiste en extraer las unidades foliculares de 1 a 3 pelos de un área sana de la cabeza donde la genética no influye, concretamente de la nuca y los lados de la misma, para posteriormente injertarlas mediante una intervención sencilla y sin dolor (se aplica anestesia local), en aquellas zonas despobladas como son habitualmente la coronilla, las entradas y la línea frontal.

Es la solución perfecta cuando por factores genéticos, y no hayamos podido evitar la caída del cabello. Se trata de una intervención muy común y actualmente una de las soluciones más efectivas, ya que el pelo implantado crece con normalidad y no se vuelve a caer.

El trasplante de pelo se emplea en problemas capilares especialmente, cuando se tiene alopecia androgenética, pero también con otros tipos como son la cicatricial, fibrosante, cicatrices quirúrgicas, quemaduras o tras aplicarse radioterapia, mejorando la imagen notablemente, ganando densidad capilar tanto en hombres como en mujeres.

CONTACTO:






Abrir chat